Archivo

Archive for 23/11/2005

El valor de las buenas prácticas

Estoy de acuerdo en que de los errores se puede aprender mucho, incluso de los ajenos. No en vano llevo un tiempo animando a la Administración a equivocarse, a arriesgar más. Y reconozco que uno de los rasgos característicos de la Administración es la aversión al riesgo. Lo que, por cierto, hace más necesario predicar la conveniencia de aprender de los errores, cual misionero en mezquita.

También puedo estar de acuerdo en lo aburridas que resultan las buenas prácticas. Ahora bien, creo que tienen un valor muy importante en la Administración.

Efectivamente, hay soluciones muy sencillas, muy evidentes, que no se adoptan, simplemente, porque no se han probado antes. Y es que en la Administración cuesta mucho ser el primero.

Desde mi punto de vista, muchas veces, las buenas prácticas sirven para demostrar que algo ya ha funcionado en algún sitio. Y eso es algo que tranquiliza mucho al directivo público a la hora de tomar decisiones.

Por tanto, en mi opinión, el valor de las buenas prácticas en la Administración es, sobre todo, su potencia demostrativa.

Categorías:Buenas practicas