Inicio > #oGov, alorza.net, Gobernanza, Modelos, Open Government > Hoja de ruta del gobierno abierto: una espiral logarítmica

Hoja de ruta del gobierno abierto: una espiral logarítmica


El Gobierno Abierto no es suficiente

Os daré un titular: el modelo de gobierno abierto en tres principios se nos ha quedado corto. Es muy cierto que transparencia, participación y colaboración han funcionado como tres focos de cambio hacia una administración más abierta y más democrática, pero son focos que ya están perdiendo su brillo. La transparencia se está reduciendo a la publicación de un portal de transparencia, la participación se resume en contar con una plataforma online y la colaboración… ¿qué diablos es la colaboración?

Urge recuperar las metas del gobierno abierto. La pregunta más importante es siempre el para qué -que lleva implícita un para quién-, ya que porta muchos más amperios que la pregunta del por qué, la cual suele responderse apelando a alguna mustia obligación legal. Hagamos pues, la pregunta: ¿para qué lanzamos políticas de gobierno abierto?

Para no hacerlo muy largo, vamos a distinguir tres metas:

Confianza y legitimidad: crear un entorno que garantice una actuación ética y responsable y que recupere la confianza de la ciudadanía en sus instituciones públicas.

Buena gestión pública: enriquecer la toma de decisiones y la gestión gracias a políticas basadas en la evidencia, que cuentan con la inteligencia de agentes internos y externos y que construyen aprendizaje gracias a una auditoría social de resultados.

Corresponsabilidad: apoyar el cambio hacia una sociedad que se implica en la construcción de lo común y que toma conciencia de los retos conjuntos que se afrontan.

En resumen, las metas apuntan a tanto a cambios internos en el funcionamiento de la Administración, como a cambios sociales hacia una ciudadanía corresponsable.

La hoja de ruta para el cambio: la estrategia del caracol

Si estamos de acuerdo en este enfoque, la siguiente pregunta cae sola: ¿cuál es el camino para producir estos cambios? ¿Qué debe hacer una administración pública para pasar de un cumplimiento inefectivo de normas de transparencia a una nueva lógica de gobierno que lleve a hacer bien las cosas buenas?

He dibujado el camino sobre una espiral logarítimica, también conocida -y esto me encanta- como espiral de crecimiento. La metáfora es sencilla. El camino no es recto sino que procede en ciclos no cerrados, en los que cada vuelta nos lleva más lejos sobre el plano. A cada vuelta cubrimos más territorio.

espiral

La espiral procede de lo más sencillo a lo más complejo. Así, cada posición en la ruta supondría haber transitado las posiciones anteriores. Sé que esto es un poco aventurado, ya que en la realidad nos lanzamos, por ejemplo, a hacer participación sin haber completado el tramo de la transparencia. Por lo tanto, reconozcamos que el camino no se anda una sola vez y que algunos tramos son más frecuentados que otros, un poco como pasa con la GR-228 -el anillo verde de Bilbao.

En todo caso, el orden de los pasos no es meramente decorativo. Este viaje -este viraje- presenta una lógica:

  • Los datos son materia prima para poder producir transparencia.
  • La transparencia es una práctica que nos abre la puerta a la rendición de cuentas.
  • La rendición de cuentas conduce a la participación vía auditoría social.
  • La participación hace crecer la legitimidad y facilita los sistemas de integridad.
  • La integridad afianza la confianza necesaria para avanzar en colaboración
  • La colaboración rompe diques entre los agentes internos y externos
  • Las repetidas excursiones por esta ruta afianzan un cambio social.

Buen gobierno y gobernanza: que gire la rueda

Nuestro grafo presenta además otro nivel de análisis, que podemos poner en relación con la dicotomía gobierno/gobernanza.

El eje horizontal es el eje de la gobernanza. Reúne los principios que otorgan un papel activo a la ciudadanía por la vía de la transparencia, la participación y la colaboración. Dibuja la formulación más básica de gobierno abierto y su esperanza de un cambio social.

El eje vertical es el eje del buen gobierno. Ordena materias que implican, principalmente, cambios en las prácticas de gobierno. El trabajo es, sobre todo, interno, y se refiere a cómo gestionar y cómo comprometerse con buenas prácticas y conductas que mejoren las políticas públicas.

espiral rueda

Un deseo final. Compañeras y compañeros de la innovación pública, activistas sociales que trabajáis por una sociedad mejor, espero que encontréis que vuestro esfuerzo se ve bien representado en esta rueda, que se enfoca alternativamente en mejorar la gestión y aumentar la implicación. Y que me ayudéis a enriquecerla.

Anuncios
  1. Maximo Fraile
    06/11/2018 en 08:29

    Buen día y fenomenal como siempre Alberto, a la vez que intento responder a la petición de ayudar a mejorarla:
    1º- No se si equivocadamente, entiendo/asumo que la integridad es una cuestión que tiene que nacer desde el liderazgo, y si mi premisa es cierta, necesitaria ver a la integridad mas en el centro de la espiral, no se si casi como requisito previo. La justificación la baso en que desde la llegada de la democracia han habido muchos y buenos ejemplos en administraciones locales, que sin la catalogación como gobiernos abiertos propiciaban la participación e incluso la transparencia con buenos sistemas de gestión: cartas con los servicios y sus compromisos, buenos sistemas de quejas, el inicio de los telefonos 010, mi modelo el de Vitoria, con hasta las farmacias de guardia y la base era buenod/¿integros? lideres
    2º- Por la deformación de mi experiencia desde la gestión (con datos) y apareciendo entre los componentes que mas ayudan a mejorar la confianza en las instituciones, hecho un poco de menos algo mas explicito en la espiral sobre la gestión, aunque ya citas en la descripción la buena gestión pública en base a la auditoria social de resultados, se me hace un poco triste tener que esperar a que sea una auditoria social la que “nos obligue” a pensar en buenos resultados.
    3º- Y sobre la corresponsabilidad, una cuestión que tengo sin resolver con mi buena paisana Nieves Escorza cuando ella dice que tenemos que conseguir que todos nos impliquemos en el bien de todos( no se si es cita literal, la tengo que buscar pues me servira para futuras relfexiones) y es que creo que la apuesta por lo común, para que sea sostenible en el tiempo (dificultad apuntada por Francisco Longo en las preguntas de su conferencia en congreso Novagob), debe ser voluntaria especilización hacia ese bien comun de todos, dejando o estando abierta la puerta de entrada, asumiendo que no todos vamos aocuparnos/preocuparnos de todo (comentaba yo que un celador no opera en un hospital, pero seguro que tiene mucho que aportar en la mejora del hospital)
    Sin mas, el modelo y la sintesis perfecta
    Muchas gracias

    • 06/11/2018 en 10:50

      Muchas gracias por estas atinadas precisiones. Te contesto:

      1. La integridad aparece donde aparece porque este viaje pretende ir impulsado por un combustible muy concreto: la urgencia de cambio, siguiendo el modelo de Kotter. Y me está pareciendo que esa urgencia no es tal hasta que se han dado algunos pasos por la ruta.
      Otro tanto podría decirse de la participación, que como práctica existe desde antes de que habláramos de gobierno abierto. En esta espiral se resignifica la participación a la luz del doble movimiento buen gobierno-gobernanza.

      2. Tienes razón. Disponer de sistemas de gestión sí que debería estar en el centro de la espiral, como requisito previo. No hay transparencia completa, ni rendición de cuentas, ni un papel ciudadano efectivo si no disponemos de sistemas de gestión donde integrarlos.
      Aunque no me cabe en el dibujo, merece mucho más espacio en la explicación. También es verdad que rescato la idea cuando hablo de “buen gobierno” como uno de los dos ejes que mueven la rueda.

      3. Lo de la corresponsabilidad es un horizonte hipnótico. En mi modelo aparece al final. Siendo una espiral logarítmica, cada vuelta cuesta más y abarca más.

  2. Carles Anson
    29/10/2018 en 09:27

    Comparto TOTALMENTE tu reflexión Alberto, y encuentro tristemente acertada el nombre de “la estrategia del caracol” ya que creo que este proceso será más lento del que a algunos nos gustaria.
    Por mi parte ya hemos empezado a dar inercia a la peonza y la cosa empieza a girar.
    Esperemos que los vientos ciudadanos nos ayuden a mantenerla en movimiento contínuo.
    Un abrazo,

    Carles

  1. 13/11/2018 en 07:23
  2. 29/10/2018 en 16:56

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: