Inicio > Uncategorized > Libro Blanco de Democracia y Participación Ciudadana para Euskadi

Libro Blanco de Democracia y Participación Ciudadana para Euskadi

03/02/2014

logo_libro_blanco_participaEl pasado 18 de diciembre asistí a la presentación del proceso participativo para la elaboración del Libro Blanco de Democracia y Participación Ciudadana para Euskadi.

El acto consistió en una presentación a cargo del Consejero de Administración Pública y Justicia, una ponencia del profesor Quim Brugué, bajo el título “Participación ciudadana: tan difícil, tan imprescindible”, y una sesión tipo World Café para responder en grupos de 6 personas a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué es y qué no es participación ciudadana?
  • ¿Qué supone la participación para la Administración? ¿y para la ciudadanía?
  • ¿Qué tiene que incluir este Libro Blanco para que tenga un carácter práctico? Proponednos un índice para el debate

Hoy mismo se han publicado las conclusiones (PDF) de aquella jornada, que a primera vista me parecen un material excelente como inicio de este proceso.

Puede ampliarse la información sobre este tema en IREKIA: “Libro Blanco de Democracia y Participación Ciudadana para Euskadi”; y en el artículo publicado en el Blog del PIP.

Comparto aquí una reflexión personal sobre esta iniciativa.

Una oportunidad

Frente a las tendencias “negativistas” que siempre ponen el foco en los aspectos más frágiles, mi primera valoración es que la puesta en marcha de esta iniciativa supone una oportunidad para seguir asentando en Euskadi las políticas de participación ciudadana, que buena falta nos hace.

Reconozco que me sorprendió ver esta iniciativa incluida en el programa de gobierno de la presente legislatura (PDF) (siempre suelo encontrar cosas curiosas en los programas de gobierno, sobre todo en los apartados de “modernización administrativa” y similares). Lo primero que me vino a la cabeza fue una interrogación: ¿Este libro blanco era lo que tocaba hacer ahora en materia de participación? No lo sé, pero la cuestión es que alguien ha escrito lo siguiente en la página 90 del programa de gobierno:

Elaborar un Libro Blanco de Democracia y de Participación Ciudadana que recoja las diferentes prácticas de democracia y de participación ciudadana que ya existen a nivel internacional, especialmente en la Unión Europea, susceptibles de ser adaptadas en por las Administraciones Públicas de Euskadi.”

(Véase Apartado “1.13 Una administración abierta”,“Objetivo 2: Transparencia, escucha y consulta a la ciudadanía”, del Programa de Gobierno 2012-2016 – Programa 1000 días para afrontar tres compromisos de País).

Como bien apunta Quim Brugué, se trata de una cuestión difícil, pero imprescindible. Por eso, pienso que merece la pena aprovechar esta ocasión de avanzar con el propósito de acercar la administración a la ciudadanía y propiciar su involucración en la gestión de los asuntos públicos. Bienvenido sea pues este libro blanco si su elaboración contribuye a ese objetivo.

Continuidad de las políticas públicas

Uno de los numerosos problemas de las administraciones públicas radica en la falta de continuidad de las políticas públicas, como consecuencia de los cambios políticos que se producen en las sucesivas legislaturas.

Durante la pasada legislatura se pusieron marcha algunas iniciativas interesantes de “gobierno abierto”, como IREKIA, Open Data Euskadi y el portal de transparencia. Me parece muy positivo que estas iniciativas tengan continuidad en la legislatura actual, porque las políticas de “gobierno abierto” (transparencia y buen gobierno) requieren estrategias de largo plazo que, por supuesto, trascienden de lejos el horizonte de una legislatura.

La elaboración de este Libro Blanco de Democracia y Participación Ciudadana para Euskadi es una de las iniciativas que mantiene el “gobierno abierto” en la agenda política, junto con la elaboración de la Ley de la Administración Pública Vasca, el Código Ético o la extensión de la transparencia en la gestión del agua.

Metodología participativa

Puede parecer de perogrullo que se siga una metodología participativa para elaborar un libro blanco sobre esta materia, pero nunca se puede dar nada por hecho, que ya hemos conocido leyes de transparencia fruto de procesos opacos.

El enfoque de este proceso participativo, iniciado el pasado 18 de diciembre, junto con la composición del equipo de trabajo que lo está impulsando, me hace sentir optimista con respecto al resultado de esta iniciativa. El documento de conclusiones (PDF) que se ha publicado hoy es una buena muestra de ello.

Seguro que tendremos ocasión de extendernos sobre este punto.

Enfoque global para el conjunto de las administraciones vascas

Creo que un trabajo como éste, impulsado por “el poder público común” de Euskadi, debe aspirar a servir como marco de referencia en participación ciudadana para el conjunto de las administraciones públicas vascas.

No tiene sentido, desde mi punto de vista, multiplicar procesos de reflexión dirigidos al mismo objetivo. Este libro blanco debería constituir el marco teórico y conceptual común para las experiencias de participación que pongan en marcha en el futuro próximo las diversas administraciones de Euskadi.

El requisito para ello es, por supuesto, que todas tengan la posibilidad de participar en el proceso de su elaboración, como supongo que es el caso. Pienso, además, que la colaboración de Innobasque en este proceso facilita un espacio privilegiado para la participación de todas las entidades públicas y privadas que deseen involucrarse en esta iniciativa.

Compromisos concretos

Pero según reza el documento introductorio “Hacia un Libro Blanco de Democracia y Participación Ciudadana para Euskadi” (PDF), no se pretende elaborar un documento exclusivamente teórico, sino que este libro blanco quiere orientarse también a la acción, incluyendo medidas y compromisos concretos.

Esta dimensión práctica del libro blanco me parece especialmente interesante, ya que cada vez estoy más convencido de que se hace camino al andar. Y si este proceso contribuye a que en Euskadi avancemos unos metros en el proceloso mundo de la participación ciudadana, tan complejo como imprescindible, bienvenido sea este libro blanco.

No os quepa duda de que seguiremos este proceso con atención.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. 06/02/2014 en 09:08

    Pues sí, por el mismo precio es mejor ser optimista que pesimista.

    Ahora que está en construcción, sería buena idea aplicar esos buenos principios a la elaboración del libro blanco: continuidad, participación, enfoque global. Por ejemplo, creo que sería de obligado cumplimiento rescatar el modelo de participación de la Diputación de Gipuzkoa (PDF, 2009) para, como bien dices, no “multiplicar procesos de reflexión dirigidos el mismo objetivo”.

    Me parece loable que se plantee alcanzar compromisos concretos. Espero que esos compromisos vengan acompañados de medidas que se puedan poner en marcha rápidamente. Estamos hablando de CAMBIO. Por poner un ejemplo, en Europa existe un libro blanco de la reutilización de datos desde 1998, si mal no recuerdo, e incluso una directiva desde 2003; sin embargo, no sucedió nada hasta que Obama, al otro lado del Atlántico empezó a liberar datos de forma inmediata y masiva.

    Está bien comenzar con el libro blanco, pero en seguida habrá que empezar a mancharlo con realidad.

  1. 16/03/2014 en 21:15
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: