Inicio > Administracion local, Buenas practicas > Mungia, municipio Cittaslow clandestino

Mungia, municipio Cittaslow clandestino


Lo leí hace casi un mes, en el periódico de alguien, por encima de su hombro: “Mungia entra a formar parte de la red Cittaslow”. Fantástico. Desde que Vázquez Montalbán me lo descubriera, soy simpatizante del movimiento Slow Food, al cual dediqué uno de mis primeros posts, antes de que naciera este blog. También Carlos Guadián ha mostrado su apoyo a este proyecto colaborativo en red.

Tanto el movimiento Slow Food, como su derivado Cittaslow, son iniciativas italianas que han conseguido colonizar otros países aquejados por el stress del competitivo primer mundo. Cittaslow pretende impulsar un modelo de municipio vivible y sostenible, donde se promocione la calidad de vida y el mantenimiento de la cultura local, contra la tendencia a una homogeneización a la americana. Por su origen, la gastronomía ocupa un lugar importante, pero es la suma de otros muchos compromisos los que permiten que un municipio sea aceptado como miembro del club Cittaslow.

Una gran noticia, a mi entender. Sin embargo, parece que Mungia se hubiera adherido a la francmasonería. Es casi imposible encontrar un medio en Internet que ofrezca esta noticia.

La única noticia clara que he encontrado proviene, cómo no, de la blogosfera. Degústalo.com, “tu blog sobre productos selectos y delicatessen“, ofrece la noticia, de forma modélica, bajo el título: “Slow Food: talos frente a hamburguesas“.

La web municipal de Mungia no cuenta nada. Se ve que la administración local se ha contagiado del espíritu slow. Los propios mungiarras no deben de tenerlo claro. Consultadas mis fuentes, habitualmente bien informadas, me han contestado con un vago “sí, sí, algo de eso he oído“. Si la noticia no es falsa, sois el primer municipio de España que consigue ser admitido, por delante de otros tres del Ampurdán que también han solicitado la entrada. ¿Dónde está ese orgullo?

En fin, esperaré a que terminen las ferias y romerías del verano para ver si nos informan mejor. Y ya, de paso, otra pregunta: ¿qué ha pasado con Olentzeroren Etxea? ¿Ya está abierta? Estoy deseando llevar a mis niños.

Y recordad: la prisa es el antónimo del cariño.

Technorati tags >

  1. 21/10/2006 de 17:49

    Ayer fui a comprobar qué ha pasado con Olentzeroaren Etxea. Todavía está en construcción. Paciencia. En cuanto a lo slow de Mungia, la única referencia son unos carteles donde piden a los conductores que vayan despacito.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: