Inicio > Valores > Un rayo de esperanza

Un rayo de esperanza

16/12/2007

candelaRafael Chamorro se ha descolgado hoy con un post de domingo, pero de esos que te pueden sumir en una crisis profunda. Si todas las sombras que señala Rafael son verdad, que lo son, ¿qué hacemos aquí “dale pedales”?

No es la primera vez que Rafael nos muestra su desanimo sobre la Administración realmente existente. Hace unos meses ya nos anunció que iba a dar un giro a su blog para escribir de cosas que le resultaran más gratificantes. No he sido capaz de encontrar el post, así que no puedo enlazarlo.

Sin embargo, desde entonces Rafael ha continuado escribiendo sobre la Administración, opinando y dando ideas para mejorarla. Supongo que tiene un gusanito ahí dentro que le impide tirar la toalla, y le entiendo perfectamente porque conozco esa sensación.

Es la noche de uno de los últimos domingos del año, y a partir de mañana hay que bregar con una semana laboral que para algunos se nos anuncia peleona. No me quiero ir a la cama con la sensación de que esto no tiene remedio.

En la Administración, en la de verdad, hay luces y sombras. Hay mucho que mejorar, pero también hay cosas que se están haciendo bien. Hay buenas prácticas y buenos ejemplos. Estoy convencido de que hay mucha buena gente, personas que quieren hacer las cosas bien y sentirse satisfechas de su trabajo. Incluso, hay quienes todavía tienen ilusión, a pesar de todos los pesares.

Sólo hace falta seguir encendiendo candelas para que las zonas de luz sean cada vez mayores y poco a poco vayan quedando menos sombras. Es lo que sueña Rafael en su blog casi todos los días, como lo hacemos nosotros en el nuestro. Y, sobre todo, es lo que intentamos de lunes a viernes en el trabajo con mayor o menor acierto, con bastantes frustraciones, pero también con alguna alegría.

Por eso no tiramos la toalla y seguimos aquí y allí “dale pedales”. Esta noche me quiero acostar con la ilusión de que merece la pena seguir intentándolo.

Anuncios
Categorías:Valores Etiquetas:
  1. 17/12/2007 en 02:37

    Iñaki, no era mi intención dar sensación de desánimo. Sólamente ver la situación actual, para intentar mejorarla. Como te respondía en mi blog, creo que lo que cuento no es muy exagerado en relación con lo que existe, pero se puede cambiar, pero no hay voluntad política de hacerlo. O si la hay no se trasluce.
    En cualquier caso, como no quiero ser un cenizo, lo mejor es que como dije, y esta vez de verdad, empiece a dar un giro optimista al blog, auque para ello tenga que abandonar comentarios sobre la Administración tal y como existe ahora. Y eso sí, resaltar las mejores prácticas.

  2. 17/12/2007 en 09:57

    A mi tampoco me parece un el de Rafa post especialmente pesimista, sino realista.
    Lo que habría que hacer es dejar que las personas con capacidad e ilusión puedan aportar lo que saben y pueden para mejorar la Administración Pública, con el apoyo de la tecnología obviamente.

  3. Eva
    17/12/2007 en 13:00

    Después de tanto tiempo es un placer ver vuestro inagotable esfuerzo para seguir pedaleando. Desde luego, es la única manera de conseguir avanzar. Yo, desafortunadamente, suscribo la idea que apunta Rafael: “no hay voluntad política de hacerlo. O si la hay no se trasluce”. Mi pequeña experiencia me hace ver que ahí radica probablemente el mayor problema, y en muchos casos se trata de una barrera ineludible.

  4. 20/12/2007 en 23:13

    Pues coger una bici tandem que vamos a ser más a pedalear.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: