Inicio > Libros, Participacion > Más participación no es necesariamente mejor

Más participación no es necesariamente mejor

07/01/2007

People&Participation: How to put citizens at the Heart of decision-making” es la primera publicación de la organización independiente INVOLVE, fundada en 2003 con el objetivo de conseguir que la participación ciudadana funcione. Se trata de un documento repleto de buenas ideas sobre participación ciudadana, que engancha desde la primera página.

Este documento es fruto de un extenso trabajo de investigación, a partir de numerosas experiencias de participación, y ha contado con la colaboración de expertos y personas involucradas en dichas experiencias, a través de entrevistas, talleres y consultas online.

Pienso que merece la pena dedicar algunos posts a extraer píldoras de conocimiento de este documento. Aquí va la primera.

A menudo, los debates sobre participación se centran en los métodos, pero éstos son sólo una parte del proceso. Los métodos son la front-line, el punto de interacción para la participación. Pero su efectividad depende, en gran medida, de la calidad de la planificación que precede a la acción, especialmente en lo relativo a cómo gestionar los resultados de la participación y cómo enlazar ésta con los procesos y sistemas más amplios de toma de decisiones.

Los procesos de participación deben tener en cuenta también el propósito y el contexto. En resumen, los factores clave para el éxito de la participación son los siguientes:

Propósito + Contexto + Proceso = Resultado
  • Propósito: es esencial que esté claro lo que se pretende conseguir mediante el proceso de participación. Idealmente, el propósito será acordado explícitamente entre todos los participantes en el proceso.
  • Contexto: cada situación es única, en función de las materias, las personas, la historia, la localización, las estructuras de las organizaciones e instituciones participantes, los procesos y sistemas más amplios de toma de decisión en los que se insertan, etc.
  • Proceso: el diseño del proceso de participación tiene que ver con planificar cómo se conseguirá el propósito del mismo, incluyendo qué métodos se utilizarán y cuándo. El diseño del proceso debería partir siempre del acuerdo sobre el propósito (“la forma sigue a la función”) y debería tener en cuenta la comprensión del contexto.

Por tanto, la elección de los métodos de participación debe realizarse en el marco de un diseño global del proceso efectivo de participación, teniendo en cuenta los objetivos que se pretenden conseguir y el contexto en el que tendrá lugar el proceso.

“It is a serious mistake to presume that
more participation is necessarily better”
Paul Burton, University of Bristol

Por otra parte, a la hora de diseñar un proceso de participación hay que tener en cuenta que una mala práctica crea pérdida de confianza, derroche de tiempo y dinero de los participantes y puede dificultar seriamente su involucración en iniciativas futuras. De forma que una mala práctica de participación puede ser peor que no realizar ninguna.

Así mismo, hay veces en que la participación no es la receta adecuada. Por ejemplo, cuando lo que se pretende es legitimar decisiones previamente tomadas o cuando se trata de diluir la responsabilidad ante decisiones comprometidas.

Finalmente, en el diseño de los procesos de participación hay que poner especial cuidado en el respeto a las personas participantes. El principal recurso escaso para la participación es el tiempo de la gente. Hay que hacer todo lo posible para asegurar que el tiempo de las personas participantes en el proceso se emplee de la forma más efectiva posible. Esto supone, entre otras cosas, que se tienen en cuenta todas las necesidades de los participantes y que su nivel de influencia en el proceso está claro desde el principio.

Una de las conclusiones obtenidas en este estudio, realizado a partir de numerosas experiencias de participación en Reino Unido, es que lo que hace falta no es más participación, sino mejor participación.

Tal vez, si se realizara un trabajo similar en nuestro entorno geográfico, la conclusión sería que hacen falta ambas cosas: más y mejor participación.

Technorati tags >

Anuncios
Categorías:Libros, Participacion Etiquetas: ,
  1. 07/01/2007 en 23:23

    Como sabes, yo también estoy manejando con interés el documento de Involve. De hecho, el punto 12 del dodecálogo de conductas políticas para la participación ciudadana, que publiqué ayer, recoge algunas de las ideas que comentas en tu post. El resumen que nos ofreces es claro y didáctico, como acostumbras, pero permíteme que discrepe en un punto. Cuando resaltas \”una mala práctica de participación puede ser peor que no realizar ninguna\” te olvidas de añadir que, en general, la ausencia de participación es aún peor que la mala participación. La publicación de Involve, bastante neutra ella, pone ambos problemas a la par: \”Although there are serious risks in poorly planned participation, there are as many risks in not involving people in plans or decisions that affect them deeply.\”Yo aquí y ahora, tengo claro qué problema es más acuciante. Me quedo con tu frase: \”en nuestro entorno geográfico (…) hacen falta ambas cosas: más y mejor participación\”.Repito mi posición: (1) La mala participación es contraproducente, porque siembra desconfianza y desánimo. (2) La ausencia de participación es aún peor que la mala participación. (3) Es peligroso hacer pasar como participación la mera manipulación.

  2. 07/01/2007 en 23:23

    En el post me he limitado a resumir algunos apartados de la publicación de Involve. Precisamente, cuando he dado mi opinión ha sido para decir que: \”Tal vez, si se realizara un trabajo similar en nuestro entorno geográfico, la conclusión sería que hacen falta ambas cosas: más y mejor participación\”.Cito textualmente:\”Bad participatory practice creates mistrust, wastes people’s time and money and can seriously undermine future attempts at public engagement. Any subsequentproposals for involvement are likely to be greeted with cynicism and suspicion. A positive history of participation seems the key determining factor in the willingness of people to get involved again (Gerry Stoker, Manchester University). Clearly, bad practice can be worse than no practice\”.\”The conclusion from many examples in the UK and more widely is not that more participation is needed but that better participation is needed. And better participation requires more understanding of the complexities and contradictions of working with people to change the ways decisions are made and implemented\”.Te comprendo, con las pocas iniciativas de participación que se ponen en marcha por estos lares, que prefieras que se hagan, aunque sea mal. Pero también veo que, en algunos casos, puede ser contraproducente. En otros, el personal pasa directamente, con lo cual, seguramente, no será ni bueno ni malo.Ya puestos, abogaría porque se pusieran en marcha iniciativas de participación y se hiciera bien.La verdad es que algunas experiencias cercanas que hemos comentado en el blog me dejan un sabor de boca bastante flojo. ¿Tan difícil sería hacer las cosas un poquito mejor?

  3. 07/01/2007 en 23:23

    Creo es un tema importante el de calidad/cantidad. Yo lo veo secuencia: primero necesito cantidad y luego debo buscar calidad.Es decir, ¿dónde estamos? La mayor parte de las veces el problema es de cantidad. Si no hay cantidad (si es cercana a cero), entonces tienes muchos boletos de que la calidad sea cero. Por eso creo que primero hay que abrir las puertas a la cantidad. Sin embargo, en cada circunstancia, la realidad es una, diferente, y requerirá actuaciones de un tipo u otro. Lo importante es desarrollar tácticas diferentes según la situación.Además, no hay que olvidar que la participación \”masiva\” tiene beneficios evidentes si usamos bien las TICs.Por poner un ejemplo, creo que necesitamos el espíritu wikipedia (otra cosa son los resultados estadísticos) y la búsqueda de contribuciones expertas que supone Citizendium.Pero, insisto, hay que delimitar contextos. Una línea que debiéramos trabajar es la de disponer de una herramienta que nos ayudar a evaluar la situación para determinar qué cantidad de los diferentes ingredientes tenemos que colocar.

  4. Eva
    07/01/2007 en 23:23

    Iñaki, leo con mucho interés este último post tuyo y el anterior de Alorza. Creo que estáis tocando temas absolutamente claves de la participación que cualquier institutición y ciudadano interesados en ella deberían saber. Vuestros comentarios me recuerdan a una reciente conversación virtual con Pedro Prieto (http://www.ckyosei.org) en el mismo sentido: \”Todavía está por inventarse la verdadera participación\” y los proyectos que se han hecho hasta el momento con las TIC han sido muy poco amigables para ello. Ni que decir tiene, por tanto, hablar de la participación consiguiente. Leeré atentamente el documento que mencionáis.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: