Inicio > Uncategorized > Apuntaos a zer0,7

Apuntaos a zer0,7


El número de noviembre de la revista Investigación y Ciencia (la edición en español de Scientific American) se ocupa monográficamente de contestar a una pregunta: “¿Hacia dónde va la humanidad?“. Para encontrar una respuesta se analizan las tendencias demográficas, los retos de la pobreza extrema, la conservación del medio ambiente y de la biodiversidad, la agricultura en el tercer mundo, los nuevos retos de la salud pública, la economía global y las soluciones energéticas. Es alentador comprobar que la ciencia se ocupa también de los problemas reales de los humanos.

Jeffrey D. Sachs, director del Proyecto Milenio de las Naciones Unidas, analiza el problema de la pobreza extrema, circunscrito a los 1.100 millones de personas con una renta inferior a un dólar al día, una sexta parte de la humanidad. En un tono nada panfletario y, en ocasiones, demasiado optimista, Sachs repasa las causas y propone soluciones, al tiempo que critica algunas de las medidas tomadas en el pasado.

No voy a resumir aquí su artículo. La conclusión, aunque muy sabida, merece la pena recordarse. Con una ayuda, bien aplicada, de 160.000 millones de dólares anuales, reduciríamos a la mitad la pobreza de los países más desfavorecidos hacia 2015 y eliminaríamos la pobreza extrema hacia 2025. Esta cantidad de dinero supone el 0,5% del PIB de los países ricos. Se calcula que se necesita otro 0,2% para desastres naturales, como terremotos y huracanes, y para reconstruir lo que rompemos en las guerras, lo que eleva la suma al mentadísimo 0,7%.

Bien es verdad que, unas páginas más allá, Paul Polak, fundador de Empresas para el Desarrollo Internacional (IDE), propone revolucionar la agricultura del tercer mundo mediante sistemas de riego barato y el desarrollo del emprendizaje entre los pequeños agricultores, lo que reduciría sustancialmente -a la mitad, o menos- la factura a pagar para erradicar la pobreza.

En todo caso, los países ricos son unos rácanos. Diecisiete de los veintidós países ricos han incumplido repetidamente su compromiso de donar el 0,7%. Para hacernos una idea, el Gobierno de los EE.UU. dona sólo el 0,17% de su PIB. Algunos pensarán que la iniciativa popular, a través de fundaciones privadas y ONGs, compensa en cierta medida el déficit. Nada de eso. Los fondos de origen privado rondan el 0,05% del PIB en los países pijos.

Con este escenario, sería hipócrita culpar sólo a los Gobiernos. Todos nosotros tenemos una responsabilidad. No puedo alcanzar la estratosférica altura moral de Peter Singer, para el cual todo centavo empleado en, por ejemplo, salir de vinos con los amigos, es un dinero sustraído a la causa de la justicia social. Simplemente, pienso que el mínimo, el grado cero de solidaridad, es donar ese 0,7%. Para quien gane un sueldo de, digamos 30.000€ brutos al año, le supone prescindir de sólo 210€, y encima desgrava.

Ahora es cuando se hace evidente la intención de este post, que no es otra que hacer publicidad de zer0,7. Para quien no lo conozca, se trata de un fondo de solidaridad con el tercer mundo, que se nutre del 0,7% de la nómina de trabajadores y trabajadoras del Gobierno Vasco y de Osakidetza. No conozco el número exacto de socios, aunque sé que somos más de mil. Teniendo en cuenta que estamos en plantilla más de treinta mil, animo a los indecisos a que se apunten, a zer0,7 o a cualquier otra organización que contribuya a mitigar este bochorno universal.

Technorati tags >

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: