Inicio > Uncategorized > A qué dedico mi tiempo

A qué dedico mi tiempo


Continuamos con los artículos de encargo. Esta vez, es Mentxu la que nos pide que expongamos nuestra regla del tiempo: esto es, cómo nos arreglamos para repartir los minutos que forman las horas de nuestros días.

Tengo que reconocer que soy un mal ejemplo. En primer lugar, porque no hago ningún esfuerzo por gestionar mi tiempo. En alguna parte, he leído que la ventaja de no planificar está en que los fracasos llegan por sorpresa y no vienen precedidos por semanas de angustia y depresión.

En segundo lugar, porque soy un especialista en el sprint final: todo lo dejo para el último momento. Debo decir que no me ha ido tan mal con esta táctica. Me proporciona un doble disfrute: el de la tranquilidad en los primeros días, y el de la épica del último día.

En tercer lugar, derrocho el tiempo malamente. Puedo pasar las mejores cuatro horas del sábado jugando partidas rápidas de ajedrez en la página de Ajedrez21, en un estado cercano a la catatonia, para acabar descubriendo que ya es hora de hacer la cena y no he conseguido más que un buen mareo.

En cuarto lugar y, de forma aparentemente incongruente con todo lo anterior, soy un cagaprisas. Como no soporto llegar tarde a ninguna parte, termino llegando demasiado pronto. Mi resignada familia ya no protesta cada vez que los arreo como a ganado para salir de casa a la celeridad que a mí me pide el cuerpo. No puedo evitarlo, pese a que sé que la prisa es el antónimo del cariño.

La famosa fórmula de tu abuela, Mentxu, que también es la de mi padre, de 8 horas para cada actividad, me resulta espantosamente encorsetada. Hay días en que no merece la pena hacer otra cosa que dormir, mientras que hay otros en que dormir sería un delito. En cuanto a las horas laborales, los Hermanos Maristas se encargaron de enseñarme que la jornada laboral está para ganarme el pan con el maloliente sudor de mi frente. Comprendo a Elvis Costello cuando canta con rabia “Welcome to the working week”.

Pero soy un hombre afortunado. He conseguido trabajar en algo que me apasiona. De esta forma, no tengo que gestionar mi tiempo. He retirado las vallas de la frontera entre el trabajo y la vida, de manera que no necesito exigirme la máxima productividad el lunes por la mañana, ni el completo olvido durante el fin de semana. Estoy cerca del lema de Semler: “el fin del fin de semana”, pese a que trabajo en una organización que se empeña en contabilizar los minutos como única medida del desempeño. Por lo tanto, Mentxu, te diré que mi única regla del tiempo es ésta: CARPE DIEM.

Nuestro amigo Julen lleva un tiempo reflexionando sobre el tiempo laboral, con una óptica absolutamente radical. Yo me estoy haciendo de su religión. Si habéis llegado hasta aquí, estáis en la obligación de seguir sus reflexiones, y las de otros comentaristas, comenzando por este post.

Technorati tags >

Categorías:Uncategorized Etiquetas: , ,
  1. 25/12/2005 de 18:04

    Coincido bastante con Alorza en la forma de gestionar el tiempo, o sea, en no gestionarlo.Si hago cosas bien diversas, que las hago (e incluso hay a quién le parecen muchas), es debido, simplemente, a que por algún extraño mecanismo (cuya comprensión se me escapa), hay un montón de cosas que me interesan. Me dejo llevar por la curiosidad y termino haciendo cosas. Supongo que por la inquietud de conocer, de experimentar, y así.Seguramente, si hiciera las cosas con orden, sería más productivo (horrorosa palabra). Vamos, que obtendría más resultados (no sé si mejores). Pero la verdad es que las tripas me empujan más a dejarme llevar por los impulsos del momento, que a planificar mis actividades y ordenar mi tiempo.De todas formas, no descarto hacer algún pinito en esto de gestionar el tiempo … cuando sea mayor.Mientras tanto, procuro emplearme con intensidad, buscando esas experiencias óptimas que Csikszentmihalyi llamó flujo.

  2. 25/12/2005 de 18:04

    Ha sido productivo para mi el tiempo que invertido en tu post… jejejeMe lo apunto y lo coloco en mi poco espacio libre que tengo en el celebro.Haré un apunte en mi blog (franciscovargas.net) sobre este artículo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: