Inicio > Factores de exito, Funcionariado > Revisando los requisitos de los directivos públicos

Revisando los requisitos de los directivos públicos


El objeto de este post es revisar el anterior que publiqué sobre los requisitos de los directivos públicos. A la vista de algunos comentarios y de un post de Oscar Cortés, me pareció que hacia falta mejorarlo sustancialmente.

Hay que venir a la blogosfera con humildad y con espíritu abierto para escuchar. El intercambio de ideas ayuda al aprendizaje mutuo y a mejorar la calidad de las reflexiones. Y en ello estamos. A ver si lo conseguimos.

Desde mi punto de vista, los requisitos exigibles para el desempeño de la función directiva pública se pueden clasificar en los tres grupos siguientes:

  • Experiencia:

Creo que es exigible, por una parte, experiencia en puestos directivos y, por otra, experiencia en el sector o la materia del órgano o unidad administrativa de que se trate.

La experiencia en puestos de dirección será más necesaria en los niveles superiores. En los directivos inferiores esta experiencia podría ser sustituida por formación específica para la función directiva.

En cuanto a la experiencia en el sector o materia de actuación del órgano o unidad administrativa, me parece exigible por aquello de que el director de la orquesta tiene que saber de música. Esta experiencia podría ser compensable, en alguna medida, con los conocimientos de la materia. Para valorar el nivel de esta exigencia habría que tener en cuenta cada caso concreto. En ámbitos muy especializados es imprescindible seleccionar profesionales de reconocido prestigio en la materia y, en otros, tal vez sea suficiente acreditar una experiencia más generalista.

  • Conocimientos:

Creo que alguien que aspire a dirigir organizaciones públicas debe acreditar algunos conocimientos sobre las materias específicas de la gestión pública. A título orientativo nos pueden valer las materias que señalaba en el post que estamos revisando ahora: organización administrativa, marketing de servicios públicos, análisis y evaluación de políticas públicas, gestión de las personas, finanzas públicas y gestión presupuestaria, y utilización de las TICs en las administraciones públicas. También serían exigibles conocimientos sobre la materia o materias del ámbito de actuación del órgano o unidad administrativa, por razones similares a las que apuntábamos para la experiencia. Estos conocimientos serían compensables con la experiencia, como indicábamos anteriormente.

  • Habilidades directivas:

Después de revisar las listas que hemos manejado en los diversos post sobre este tema (en este y en otros blogs), me quedo con el siguiente quinteto de habilidades:

    • Creatividad y espíritu innovador.

    • Capacidad de formular estrategias.

    • Capacidad de comunicación.

    • Capacidad para dirigir equipos.

    • Capacidad para gestionar conflictos.

Creo que estas habilidades cubren razonablemente las principales dimensiones de la función directiva. La formulación de estrategias podría incluir habilidades como la capacidad de análisis o de toma de decisiones, que aunque no sean idénticas pueden considerarse de la misma familia. La capacidad de comunicación podría englobar todo lo relativo al ámbito relacional. Y la capacidad para dirigir equipos incluiría la motivación de las personas a su cargo.

Personalmente, me quedo más conforme con esta nueva formulación de los requisitos. Pero sois vosotros quienes tenéis la última palabra.

Anuncios
  1. 13/12/2007 en 18:07

    Por supuesto que el director de orquesta debe saber de música pero no tiene por qué saber tocar todos los instrumentos… y viceversa, un gran músico que toque la flauta no tiene por qué saber dirigir la orquesta.
    Estoy de acuerdo con Iñaki que para ciertos puestos es preciso conocer la materia y para otros es “deseable” pero no necesario. Pero para dirigir lo que se necesitan con seguridad son competencias directivas, que se adquieren mediante formación y/o experiencia. Y las escuelas de negocios tienen su utilidad, pues claro, igual que el INAP, IVAP, IMAP…. tendrá la suya, pero no garantizan ni unas ni otras que al salir de ellas ya seas un buen directivo. Luego estás tú y tus capacidades.
    Por último no confundamos técnicos y directivos. Un muy buen técnico por supuesto que debe saber de radiocomunicaciones pero un directivo ´tienee que saber dirigir y no tiene por qué ser el mejor técnico ni el que más trienios tenga. Todos son necesarios y hay técnicos poderosos y cotizados, por supuesto. Pero evitemos la tentación de pensar que el directivo es la prolongación del técnico; en algún caso será pero en otros no.

  2. 12/12/2007 en 18:48

    Sobre lo que se aprende y lo que se lleva puesto, es innegable que hay rasgos de la personalidad que vienen muy bien para desempeñar funciones directivas.
    Ahora bien, en el post apuntaba una idea que parece haber pasado desapercibida: “Para valorar el nivel de esta exigencia (leasé conocimientos o experiencia) habría que tener en cuenta cada caso concreto. En ámbitos muy especializados es imprescindible seleccionar profesionales de reconocido prestigio en la materia y, en otros, tal vez sea suficiente acreditar una experiencia más generalista“.
    ¿Os imagináis que el presidente del Consejo General del Poder Judicial no sea un jurista?. ¿O que el director médico de un hospital no sea licenciado en medicina?.
    Pues eso, que hay puestos que requieren un conocimiento y una experiencia muy específicos, y otros no tanto. En algunos casos lo que se requiere es un gestor, sin importar demasiado el sector concreto en el que haya trabajado, aunque siempre es aconsejable conocer el sector o el área de actividad en el que se va a actuar. Pero, desde mi punto de vista, el nivel de exigencia de este conocimiento y de esta experiencia puede y debe variar de unos casos a otros.
    Yo sí creo que las habilidades directivas pueden adquirirse, aunque algunos tengan más facilidad que otros para ello. Y creo también que debe promoverse de forma activa que las personas que ejercen funciones directivas adquieran estas habilidades, porque lo que tengo claro es que las cosas ni se aprenden solas, ni a los cargos públicos les ilumina el espíritu santo para que sean grandes directivos. Y si tenéis dudas, mirad a vuestro alrededor. ¿No os parece que a más de uno le vendría bien un buen baño formativo?.
    Sobre que lo importante es rodearse de un buen equipo técnico, siempre recuerdo las palabras de uno de los mejores profesores que he tenido, Jose Maria Beaskoetxea, que solía decir que los directores de orquesta tienen que saber de música, que no vale con mover la batuta. Lo comparto a pies juntillas.

  3. Morgana
    11/12/2007 en 23:57

    Rutilio:
    Estupendo, crees como yo que el ser un buen directivo no es cuestión de conocimientos, sino de aptitudes personales y de capacidades. Las escuelas de negocios no sirven por tanto para nada o para poco (si para hacer un ingeniero de caminos, que es mera y simple transmisión de conocimientos, se precisan 6 años, minimo, algo tan complicado como conseguir desarrollar las aptitudes personales y desarrollar las capacidades directivas no se puede hacer en uno…o dos máximo).. Estamos de acuerdo

  4. 11/12/2007 en 21:48

    Morgana,
    Discrepo contigo (de nuevo) la informacion puede aprenderse, el conocimiento puede transmitirse, pero la capacidad y las aptitudes son mucho mas complejas de asimilar. Y las claves de una dirección eficiente estan mas basadas en capacidades personales que en conocimientos especificos. Si no no tienes mas que mirar en torno a que gira el debate.

  5. Morgana
    11/12/2007 en 17:22

    ¿De la materia especifica se puede aprender, pero de dirigir no? Que curioso Oscar. Yo diría que aprender de radiocomunicaciones o de construccion de carreteras requiere un esfuerzo largo y continuado, y en cambio a dirigir se puede aprender en dos dias…

  6. 11/12/2007 en 16:21

    Es una buena aproximación…. porque lógicamente cada puesto tendrá unos requerimientos más específicos. En conocimientos/experiencia creo que por lo general lo más importante es hacer hincapié en la gestión pública y, salvo casos puntuales, no obsesionarse con la materia específica de la unidad a dirigir porque eso se puede aprender y, además, lo importante es tener buen equipo que sí conozca los detalles. Las habilidades me parece un buen quinteto.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: