Inicio > #oGov, alorza.net, Expertos, Libros > La red pública de Roc Fages

La red pública de Roc Fages

28/02/2007

Libro Red Pública, de Roc FagesMuchas gracias, Roc. Anteayer me llegó el libro “Red Pública”, que recopila 46 de los mensajes que Roc Fages ha publicado sobre eGobierno y eDemocracia en la plataforma de innovación infonomía.com, entre los años 2000 y 2005. En este blog somos admiradores de Roc desde que empezamos, y yo particularmente coincido con lo que Xavier Marcet dice de él en el prólogo: “es una persona que nos anticipa el tipo de profesionales que definirán la sociedad del conocimiento”.

El librito es delicioso. Cada uno de los mensajes es ameno, claro, directo y estimulante. Con la primera frase de cada uno de ellos se podría componer un libro de citas. Quien lo lea obtendrá un buen diagnóstico del estado del eGobierno y orientaciones para el cambio de las administraciones.

Hay que decir que ninguno de los mensajes ha perdido vigencia. Ni siquiera los de principios de siglo, lo que me hace sospechar que los avances en administración electrónica vienen a lomos de caracol. Por cierto, aunque Roc se expresa en un tono más bien positivo, planea un espíritu de pesimismo por todo el libro que yo no achacaría al autor, sino al estado de la cuestión, o quizá al propio lector.

El formato es muy curioso. No estoy acostumbrado a leer artículos pensados para internet y reunidos en un libro. Cada dos por tres quiero hacer clic y seguir el link a otra página. Y sobretodo, no hay un sitio donde dejar comentarios. Los libros empiezan a quedarse cortos. Por otro lado, he comprobado lo que dicen todos los estudios: que leo con más atención sobre papel que en la pantalla.

Realmente, podría escribir un post por cada artículo del libro. No voy a hacerlo. A cambio, voy a recoger algunas de las ideas que vertebran Red Pública.

Comunicarse con la ciudadanía cuando ella quiera y de la forma que ella quiera.

Una persona no conectada debe poder obtener servicios de eGobierno. Una administración electrónica no implica que el ciudadano esté también digitalizado.

El ciudadano no va a buscar a la administración digitalmente, sino que ella debe ser quien se dirija al ciudadano por todos los canales disponibles.

Cuando falla la concepción estratégica, las implementaciones se centran en la “e”, y no en el “gobierno”. Sin embargo, en un estado inicial no es malo lanzar implantaciones que tangibilicen los beneficios de la administración electrónica.

Hay que empezar por lo de dentro: digitalizar el back-office y las relaciones interadministrativas.

La administración que buscamos tiene más letras que la “e”. Al menos, tiene “rice”: red, información, conocimiento, electrónico. Que no se nos olvide.

La colaboración interadministrativa y la interoperabilidad son absolutamente claves para el éxito. Sin embargo, son los aspectos donde más se falla.

Las inversiones en eGobierno son muchas veces estrategias políticas para no salirse de la tendencia.

La digitalización administrativa no está en la agenda política. No da votos. Los ciudadanos no la demandan mayoritariamente.

Lo que está en juego no es la aplicación de la tecnología, sino una profunda reingeniería de la administración, acompañada de un cambio cultural.

Las tecnologías móviles son la gran oportunidad, siempre que se pongan los necesarios recursos de intercomunicación inalámbrica.

Las soluciones más caras no siempre son las mejores.

La democracia ha cambiado. La participación ciudadana es insoslayable.

Sólo queda recomendar que os hagáis con el libro, y también que entréis en Goldmundus, o a sus colaboraciones en infonomía.com y en propolis.

Anuncios
  1. 28/02/2007 en 22:25

    Suscribo. Buena selección de ideas, compañero. Un placer, leerte de nuevo.

  2. Roc
    28/02/2007 en 23:48

    Muchas gracias, Alorza e Iñaki. De hecho, creo que en la comunidad de blogueros del eGovernment, todos aprendemos de todos y compartimos conocimientos y experiencias de la forma más sana que nunca haya visto y experimentado.
    Todos sabemos que lo nuestro no debe ser para nada escondido o tacañamente guardado en el cajón de los desastres. Lo sacamos a la luz sin ningún rubor. Ahora uno enseña con una herramienta como el SlideShare su próxima conferencia en Gijón para que le demos opiniones de mejora. Otro ve que eso es maravilloso y muestra para todos una sesión con el SlideShare de nuevas tendencias de eDemocracia. El de más allá hace lo mismo con un taller de blogs. Y así, vamos avanzando.
    Desde aquí, pido que, por ejemplo, con vuestro caso del Propuestómetro, se monte un encuentro presencial para compartir ‘in situ’ nuestras opiniones. Con los vuelos ‘logic cost’ -nuevo concepto mejorado del ‘low cost’-, una casita rural y cuatro pinchos, platos d’escudella catalana, una mariscada o lo que sea según la geografía en la que se monte, seremos más productivos que nadie.
    Gracias otra vez por la reseña del libro. Y, además, debo decir que, para mí, ahora soys uno de los 3 referentes de los blogueros de eGobierno en Internet. Los otros son Carlos Guadián y Rafael Chamorro. Sin desmerecer a todos los demás, porque a todo aquel que dedica su tiempo a escribir en Internet sus puntos de vista para mejorar se le debe dar un 10, vosotros, repito, por producción y constancia, soys los referentes.

  3. 01/03/2007 en 14:44

    Que interesantes las ideas que comentas que “vertebran” Red Pública. Importante la que dice “Una persona no conectada debe poder obtener servicios de eGobierno. Una administración electrónica no implica que el ciudadano esté también digitalizado”. Para regiones como en la que vivo sería parte de la solución.

  4. 01/03/2007 en 15:19

    ¡Claro, Jorge! Yo soy de la opinión que la finalidad de la administración electrónica no es la de conseguir que la gente haga trámites por internet, sino la de facilitar y mejorar la relación entre la administración y la ciudadanía. El mejor trámite es no necesitar hacer ningún trámite.
    Cuando las administraciones digitalizan su back-office e interoperan entre sí, se pueden conseguir grandes beneficios para todos los ciudadanos, enchufados o desconectados.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: