Inicio > Gestion del conocimiento, Innovacion, Referentes > Entornos 2.0: innovación abierta

Entornos 2.0: innovación abierta

17/04/2009

Mitchell BakerEn este post vengo con una nueva tarea del curso sobre entornos de trabajo 2.0. Os propongo deberes para el fin de semana ;-).

Hoy pego el resumen de una entrevista con Mitchell Baker, presidenta de Mozilla, y pego también unas preguntas para incentivar la reflexión. Si alguien se anima a contestarlas me haría un favor ;-).

Dicen que las mejores oportunidades para la innovación están en las fronteras y en las zonas de transición entre diferentes materias. La clave son la multidisciplinariedad y la hibridación entre los conocimientos de distintas áreas.

El caso de Mitchell Baker es paradigmático: licenciada en derecho, dirige una organización dedicada a desarrollar software, es trapecista y habla chino.

Y la experiencia de Mozilla, con su red de voluntarios, bien merece una reflexión. Os dejo con ello.

Ah! El domingo por la noche publicaré mis respuestas. Si es con vuestra ayuda, mejor que mejor.

Entrevista con Mitchell Baker, Presidenta de Mozilla

Alcanzar el éxito en la innovación abierta

Algunas ideas interesantes de la entrevista:

  • Nuestra misión es mantener Internet como una red segura y abierta, pero también sobre la base de la participación. Eso lo hacemos mediante estructuras donde la gente puede involucrarse de una forma muy descentralizada. Estas estructuras recogen nuestros valores y nuestros objetivos y los trasladan a la forma de hacer de la gente. Atraemos a gente que se preocupa por este tipo de cosas; así que llegan, se implican y participan de una forma realmente descentralizada.
  • Claro está que necesitamos disciplina férrea para algunas cosas nucleares. Si estás modificando código que va dentro del navegador, el proceso es muy disciplinado. Pero hay otras muchas áreas para la participación (puede tratarse de una extensión para el navegador o la localización de determinado producto ya existente o el desarrollo de nuevos productos) donde no hace falta tanto grado de disciplina.
  • Y un asunto fundamental es que la gente se sienta “propietaria” de lo que está haciendo, no de una forma económica o legal, sino de forma emocional, que la comprometa, que le dé oportunidades para decidir y que se sienta excitada ante este tipo de situaciones. Y esto le proporciona a la gente no sólo éxito profesional sino también relaciones y mucho más.
  • Hay cierta gente con elevada especialización y con mucho conocimiento a quienes no podríamos contratar nunca. Sólo a través de una fórmula de proyecto abierto puedes contar con ellos. Nunca encontraríamos a esa gente si no ven que pueden contribuir a nuestro proyecto de forma abierta.
  • Algunas veces se trata simplemente de darle permiso a la gente para que lo haga. Cuando alguna persona de la comunidad comenzaba a mostrar liderazgo en ese esfuerzo, alguien que trabajaba conmigo me decía: “Todo lo que necesitamos es decirle a esa persona que adelante, que de acuerdo, que está bien lo que hace”. Así que es lo que le decíamos a quien era líder: “Estupendo, sigue así”. Y tras ello se convertía en una persona todavía más comprometida. Hay más gente de ese tipo de la que esperas.
  • Otra cosa: no se trata sólo de responder cuando la gente hace grandes cosas sino también de hacerlo cuando está en problemas. Hay días en que la gente hace cosas que te hacen preguntarte: “¿En qué estaba pensando para hacer eso?” En ese momento tienes que analizar con cuidado lo que se ha hecho mal y volver a ponerlo en orden. Una comunidad saludable tiene que generar sus propios mecanismos de autocorrección sin que intervenga la autoridad externa.
  • Tipo de gente trabaja bien aquí como empleados: Lo típico son las personas cuyas motivaciones sintonizan muy bien con nuestra misión y nuestra visión técnica. También la gente que es capaz de gestionar grandes cantidades de trabajo haciéndolo de forma pública.  Lo llamamos “la vida en la pecera” mucho antes de que existiera Facebook.
  • Lecciones aprendidas:
  • Que dejar que la gente sea libre es realmente importante. Tienes que definir hasta qué punto y con qué límites, pero consigues mucho más de la gente de lo que podrías esperar si no lo hicieras.
  • Mira si existen áreas en las que puedas abandonar cierto control, porque los retornos son enormes. Y si no puedes, entonces abandona este modelo de negocio.
  • La idea de que la decisión de una sola persona sea la mejor para todo y que ejerza un control total funciona sólo durante un corto periodo de tiempo.
  • Cuando le dices a la gente que se pare y deje lo que está haciendo, estás perdiendo su potencial creativo.
  • En muchas organizaciones la gente no quiere admitir que comete errores. Esto me parece realmente triste porque todas las personas cometemos errores. Nadie es perfecto.

Preguntas:

  • ¿Puede haber partes de una empresa en las que se requiera máxima participación y otras en las que no es relevante o incluso contraprudecente?
  • ¿Puede haber personas brillantes ahí fuera que no forman parte de una empresa y que ésta podría tratar de atraer sin que formaran parte de ella en la forma habitual de contratarla?, ¿cuáles serían estas formas?
  • ¿Necesita la empresa reformular su misión/visión de tal forma que sea atractiva como expresión de un “voluntariado”?, ¿es esto una utopía?
  • ¿Cómo puede verse la empresa como parte de una “comunidad”, más allá que perteneciente a un sector de actividad?
  • ¿Cómo dar permiso a las personas para que innoven?
  • ¿Qué tipo de estructuras pueden ofrecerse a las personas para que innoven en sus ámbitos de actividad de forma continua y natural?
  • “People who can handle large amounts of their work being public”. ¿Puede esto entrenarse?, ¿hay que buscarlo en las nuevas incorporaciones?, ¿tiene sentido?
Anuncios
  1. 18/04/2009 en 10:34

    Me ha gustado el resumen de la entrevista. Una persona interesante, que se ha trabajado a sí misma en lo que le ha llamado la atención en la vida. Yo creo que todo esto de lo 2.0, lo colaborativo, lo participativo, tiene una enorme componente de personas “no convencionales”, de gente inconformista y con actitudes (y aptitudes) claramente dialogantes y me atrevo a pensar incluso que serenas (¿qué hago yo aquí? Bueno, corramos un tupido velo ;>).
    Sin embargo, hay una cosa que no me acaba de convencer, lo de atraer talento externo sin pagarles, supongo que monetariamente. Eso es el “crowdsourcing” famoso, ¿no? Supongo que hay dos formas de perpetrarlo: una amable (ayúdame, esta empresa es también la tuya, etc., etc.), y otra “salvaje” (sorteams 1000 dólares entre todos los que nos envieis soluciones a nuestro problema valorado en varios millones, cediéndonos todos los derechos y sin nombrarle para nada en lo títulos de crédito, etc., etc.). Pero estamos en el caso que estamos, Mozilla, que es una fundación, creo que sin ánimo de lucro, y que gracias a sus acuerdos con Google, gana millones y millones de dólares. ¿Cómo puede ser que no puedan -esa palabra usa- pagar a quien les haga un buen servicio en algún punto? A mí me parece un tanto injusto, y bastante aprovechado por su parte. ¿O es que el sentimiento de pertenecia a/de una empresa vale sólo un sueldo e “freelance”?

  2. 18/04/2009 en 11:02

    M@k, tu comentario me ha recordado un post que ha publicado este semana Ricardo Amasté en el blog de Innovación Social de Innobasque: “A mí no me digas que no se puede“. Esta muy bien lo de generar valor entre todos y nos lo pasamos muy bien colaborando, innovando y construyendo una sociedad mejor. Pero ¿cómo se distribuye ese valor generado entre todos?. Porque si se lo quedan los de siempre, el juego empieza a tener menos gracia. Un debate apasionante, sin duda.

  3. 18/04/2009 en 11:29

    ¿He dicho ya que Richi es mi héroe?

  4. 19/04/2009 en 18:43

    Hola a tod@s,
    intentaré aportar mi granito de arena. Y os propongo tres casos.
    El primero, el de la sanidad desde el punto de vista de usuario. En mi familia tenemos algún caso de celiaquía (intolerancia al gluten) y la verdad es que desde que nos diagnosticaron he descubierto el apasionante mundo de las comunidades médicas. Miles de blogs y comunidades sobre diagnósticos y casos, recetas, restaurantes gluten-free, porque la verdad es que es una enfermedad relativamente nueva y muchos médicos parece que todavía no se han enterado de qué va el tema, especialmente con los adultos. Lo que no encontramos en la consulta del médico lo encontramos en la red (asumiendo el riesgo que comporta, pero aquí no hay posibilidad de automedicación, no os preocupéis, la única medicina es no comer gluten). Algo parecido a lo que propone Alex Jadad pero desorganizado. Hasta el ministro Bernat Soria asumió el Manifiesto Celíaco creado desde la red. Sin transacción económica.
    El segundo, que ya comenté en mi blog sobre los corresponsales de la vanguardia digital en que los colaboradores forman parte de la plantilla de la vanguardia, medio de comunicación centenario que en Catalunya es, como el Barça, más que un periódico y a la gente le motiva participar. Sin transacción económica por lo que yo sé.
    Y el tercero es el de los PFC (proyectos final de carrera) de los que se nutre la universidad para avanzar en la investigación (depende del profesor/a). En este caso la transacción económica es (manda huevos, con perdón) desde el estudiante hacia la universidad pagando la matrícula. Miles de PFC cada año, los de la UPC en commons aquí. Si se pudiese organizar todo este conocimiento para que respondiese a necesidades de innovación de la pyme otro gallo cantaría.
    Saludos,
    Pere

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: