Inicio > #oGov, alorza.net, Valores > Atravesada por la luz

Atravesada por la luz

16/10/2005

Creo que lo digital puede aportar mucho a la transparencia de la administración” dice Iñaki en un comentario a mi anterior post. Claro que sí. El problema está en ese puede. También sería cierta la frase contraria “lo digital puede NO aportar mucho a la transparencia de la administración“.

Hay una parte muy evidente: las TIC proporcionan enormes oportunidades para comunicar. Ahora bien, para cumplir con el principio de transparencia son precisas dos condiciones. Una de ellas es la voluntad de comunicar, con claridad y obscenidad, como ya dijimos, pero, antes aún, hay otra necesidad: tener algo que comunicar.

Una Administración transparente hace públicos todos sus procesos de decisión desde el principio. Lógicamente, esto exige sistematizar los procesos de decisión. Implica gestionar a partir de una planificación estratégica, con control de las ejecuciones y con evaluación de los resultados. En su ausencia, no es que la Administración sea opaca, sino que permanece turbia, caótica. Estamos hablando de divulgar qué vamos a hacer, cómo vamos respecto a los objetivos y qué resultados hemos alcanzado sobre los previstos.

Volvemos al principio: ¿qué puede aportar la digitalización? Nada más y nada menos que un magnífico canal. No sólo un excelente escaparate, sino también la posibilidad de acceder a bases de datos donde cualquier persona puede investigar y extraer sus conclusiones. Si añadimos herramientas, ya no sólo para la transparencia, sino para la participación, tenemos un completo sistema de comunicación tal como lo imagino.

En resumen, construir y mantener un sistema de indicadores es un primer requisito para digitalizar con transparencia. Y, respetando el principio de obscenidad, dejemos acceso público a la información pública. Demasiadas veces nos asusta proporcionar información que no haya sido filtrada y cocinada.

Technorati tags >

Anuncios
  1. 16/10/2005 en 23:04

    Alorza, estás despuntando como un bloguero prolífico.Una vez más, pones el dedo en la llaga. Lo primero es saber a donde vamos, o sea, tener objetivos. Y, a continuación, medir cómo avanzamos, o sea, identificar indicadores.Si no explicitamos los objetivos y no medimos los resultados, ¿qué vamos a mostrar?, ¿para qué serviría la transparencia?

  2. 16/10/2005 en 23:04

    Alorza, apunto igual que Iñaki. Muy buenos post. Referente a la trasparencia en la administración mediante la implementación de nuevas tecnologías, es evidente que se puede mejorar mucho, pero su principal utilidad es en los paises en vías de desarrollo, donde la aplicación de estas herramientas no deja lugar a la discreccionalidad y sobre todo a los trámites \”bajo mano\”.La información es parte de esa trasparencia, pero ponerla toda on-line si una buena indexación y un motor de búsqueda adecuado puede provocar más desinformación que otra cosa.Y referente a los indicadores, es innegable que nos hace falta una buena definición de los mismos si queremos evaluar con propiedad y comprobar si los objetivos marcados se están consiguiendo…Saludos,

  3. 16/10/2005 en 23:04

    La retroinformación sobre un elemento sirve, como ya sabemos, en muchas ocasiones, para que se autorregule. Marcado un objetivo, la información hace que tendamos a él, bien si vamos por debajo de lo previsto o bien si vamos por encima.Dime cómo me mides y me comportaré de esa manera. Creo que no importa tanto lo bien o mal que vamos respecto a un objetivo. La mayor parte de las veces han sido elaborados para autocomplacernos. Porque, si no consigues los objetivos, medidos con sus estupendos indicadores, ¿has fracasado?Pues depende de los objetivos. Yo no tengo tan claro este tema de objetivos, indicadores y zarandajas cuadriculadas al estilo EFQM. Medir, medir, sí, pero prefiero que me facilites información, simple y comprensible. Si la veo muy elaborada, de entrada, desconfío.

  4. 16/10/2005 en 23:04

    De acuerdo contigo, Julen. Lo que quería enfatizar al hablar de indicadores es el hecho de que en la Administración se da a menudo el caso de que no podemos proporcionar información interesante porque no la hemos generado. Por ejemplo, \”la Diputación de Bizkaia gestiona 10.000 kms. de carreteras\” es un dato que no aporta nada. ¿Contra qué dato lo comparamos? Hay que poner en el escaparate nuestros proyectos, desde las primeras fases de identificación y diseño, de manera que los ciudadanos puedan leer la novela con sentido e, incluso, colaborar a escribirla.Respecto a EFQM y otras herramientas de cuadriculacióon el patio de lo público es muy particular. Yo he vivido procesos tan enojosos como implantar la ISO:9002 del 96 en centros públicos y, para mi sorpresa, han servido para que se expliciten los compromisos y los objetivos de cada centro y, por lo tanto, para que sus usuarios modulen sus expectativas y puedan supervisar el cumplimiento de lo prometido. Probablemente haya que pasar por la cultura de la medición antes de colocarnos en una etapa post-EFQM donde lo importante sea simplemente alinearse con la visión. Y a la Administración le faltan muchos pasos por dar.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: