Inicio > Europa, Expertos, Factores de exito > Una conferencia magistral sobre interoperabilidad en la iAdministración

Una conferencia magistral sobre interoperabilidad en la iAdministración


Hoy he asistido a la primera jornada de la “I Cumbre Europea de Interoperabilidad en la iAdministración” que está teniendo lugar en Valencia, organizada por la Generalitat Valenciana.

Mi primera impresión de este evento ha sido que se trataba de un foro relativamente reducido, en comparación con otros de este estilo en los que he participado. Mediante artificios artesanales de cubicación de asistentes en actos públicos, he calculado un máximo de 200 participantes en la “Cumbre”. Y la segunda impresión, ha sido la constatación de que se trataba de una reunión multilingüe, a juzgar por los diferentes idiomas que escuchaba mientras hacia cola para obtener la acreditación. No en vano el evento pretendía ser una “cumbre europea”. Tengo que decir que, posteriormente, he constatado que los “nacionales” eran claramente mayoritarios. Tal vez, mi impresión inicial tenga que ver con el hecho de haber llegado a primera hora (hábito impropio de los más castizos).

La “cumbre” me va a dar para más de un post (por exigencias del formato blog). Así que voy a dedicar éste a la primera intervención “de calado”, después de la inauguración del evento a cargo del Consejero de Infraestructuras y Transportes y de la Comisaria Europea de la Sociedad de la Información y Medios de Comunicación (esta última en remoto, o sea, por video).

El programa anunciaba una “conferencia magistral” a cargo de Carlos López Blanco, ex-Secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (2000-2004), y actual presidente de enter, centro de análisis de la sociedad de la información y las telecomunicaciones, dependiente del Instituto de Empresa. Él se ha apresurado a desmentir, modestamente, que su intervención fuera a tener tal carácter. Sin embargo, a pesar de los pobres resultados de la política del Gobierno español en esta materia durante el periodo de su mandato, tengo que reconocer que su intervención me ha gustado y que me han parecido interesantes unas cuantas de las ideas que ha expuesto.

Carlos López ha comenzado su intervención desmitificando el concepto de interoperabilidad. A pesar de que suena abstracto y puede resultar difícil de pronunciar, en realidad la interoperabilidad no es un complicado concepto técnico, sino que apela simplemente a la necesidad de comunicación. Se trata de conseguir la satisfacción del usuario y, a ser posible, sin que sea necesaria su intervención. Igual que con una simple tarjeta y mediante una sencilla operativa podemos sacar dinero, prácticamente, de cualquier cajero del mundo o al traspasar una frontera nos llega un aviso al móvil de que tenemos disponible tal o cual operadora. Es decir, los buenos sistemas interoperables nos aportan valor sin que tengamos que hacer nada a cambio, aparte, claro está, de pagar por los servicios.

En primer lugar, ha abordado la cuestión de la interoperabilidad desde la visión tradicional, según la cual se trataría de una materia eminentemente tecnológica y se abordaría de forma sectorial. Es decir, el sector de las telecomunicaciones establece sus estándares (GSM, GPRS, SMS, etc.), el sector de las tecnologías de la información los suyos (USB, Bluetooth, Ethernet, etc.), y la industria de los contenidos los propios (VHS, MP3, JPEG, etc.).

Sin embargo, en la actualidad se está produciendo una convergencia digital que requiere una interoperabilidad intersectorial, que vaya más allá de los estándares sectoriales para el intercambio de datos y sistemas, y que contemple la lógica de negocio y la interoperabilidad de los servicios. De esta forma, introduce aspectos que transcienden lo puramente tecnológico y se hace más compleja. Son necesarios interfases comunes, así como servicios y redes interoperables.

En consecuencia, se establece un modelo basado en “web services”, se modifica el ciclo de formalización de los estándarse, se requieren nuevos tipos de licencias y las instituciones públicas ven limitado su papel. El nuevo modelo se basa, sobre todo, en la libre elección de los agentes. Lo que se utiliza mayoritariamente acaba convirtiéndose en estándar, al más puro estilo 2.0.

En este contexto, la responsabilidad de las Administraciones públicas se concentraría en la definición del marco jurídico adecuado y la creación de las infraestructuras de comunicación necesarias. Adicionalmente, en opinión de Carlos López, el desarrollo de la sociedad de la información ofrece a las Administraciones públicas la oportunidad de ejercer un liderazgo que cada vez menos políticas públicas van a ofrecerle.

Construir la Administración electrónica es la mejor aportación de las Administraciones públicas al desarrollo de la sociedad de la información. Es decir, tenemos ante nosotros una buena oportunidad. Si no asumimos ahora el liderazgo de poner en marcha la Administración electrónica, dentro de algún tiempo los ciudadanos nos obligarán a hacerlo. Y esto, más que un esfuerzo tecnológico, supone un cambo cultural que nadie ha resuelto todavía.

En la última parte de su intervención, Carlos López se ha centrado en los problemas específicos de la interoperabilidad en el contexto de la Administración electrónica.

La interoperabilidad es un derecho de la ciudadanía y una obligación de las Administraciones públicas, porque apela a la garantía de acceso a los servicios públicos.

Entre los tres niveles de operabilidad ya acuñados, organizativa, semántica y técnica, la primera es la más compleja y, a la vez, es donde radica el quid de la cuestión. La interoperabilidad organizativa requiere un gran esfuerzo de cooperación, ya que alude a los procesos, los back offices y la gestión del cambio.

En opinión de Carlos López, la interoperabilidad semántica, aunque va más allá del uso de un simple lenguaje común, plantea una menor dificultad que la organizativa.

Podemos concluir que la Administraciones públicas tienen ante sí la oportunidad de desempeñar un papel de liderazgo en el desarrollo de la Administración electrónica, pero es necesario que sean capaces de cooperar estrechamente entre ellas para poder ofrecer a la ciudadanía unos servicios integrados, basados en sistemas interoperables, que garanticen el derecho de acceso a los servicios públicos de la forma más cómoda y sencilla posible.

Technorati tags >

  1. 24/11/2006 de 10:26

    Observo que hay una gran convergencia conceptual. Lo que ha dicho Carlos López es prácticamente lo mismo que decimos todos, y coincide con este post sobre interoperabilidad. Como siempre, al final se acaba reconociendo que la mayor dificultad es la organizativa, porque implica a personas.Me ha gustado esta frase: \”los buenos sistemas interoperables nos aportan valor sin que tengamos que hacer nada a cambio\”. Ésa es la idea: que los trámites, en la medida de lo posible, desaparezcan.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: