Inicio > Expertos, Gobernanza, Participacion > Tipos de participación y de no participación

Tipos de participación y de no participación


Leyendo algunos de los consejos para “aportar un poco de racionalidad a la blogosfera”, que Gemma Ferreres ha publicado en eCuaderno 3.0, he sentido un cosquilleo de culpabilidad. Ella critica a los blogueros que no citan a sus fuentes y, sobre todo, a los que no eligen fuentes de confianza, ya que, en su opinión, la calidad de la fuente determina la calidad de la información. Yo no estoy del todo de acuerdo. Entiendo la importancia de conocer la fuente de una noticia, donde lo esencial es contrastar la veracidad. Para cualquier otro caso, a mí me importa poco que la idea sea original del autor, que la haya tomado de su primo, o de Wittgenstein. Los blogs son conversaciones, son canciones que la gente canta y cuyo autor puede ser cualquiera. Pero es cierto que he sentido un cosquilleo, porque buena parte de lo que circula por mi cabeza son memes anónimos que he ido adquiriendo en el contagio de los libros y las charlas con amigos. No sabría nombrar a la mayor parte de mis fuentes.

He aquí que, limpiando de ficheros el escritorio, he dado con una de las fuentes que, inadvertidamente, formó parte de mi artículo “Ascendiendo la escala de la participación ciudadana”, el tercero de la tetralogía “No hay buen gobierno sin buenos ciudadanos”. Ya que en su momento no le hice justicia, se la hago ahora y espero que también vosotros, porque es un material de primera.

Este es el artículo original: Arnstein, Sherry R. “A Ladder of Citizen Participation,” JAIP, Vol. 35, No. 4, July 1969. Una escala de la participación ciudadana –casi el mismo título, pero de hace 37 años. Espero que os apetezca leerlo.

Arnstein sostiene que la participación ciudadana, cuando no es pura cosmética, es poder ciudadano. Por lo tanto, aumentar la participación implica redistribuir el poder. Estamos de acuerdo. La idea queda brillantemente expresada en la imagen que podéis ver arriba, tomada de un poster del Mayo del 68 parisino. “La participación sin redistribución del poder es un proceso vacío y frustrante para los que carecen de poder. Permite a los poderosos declarar que han tenido en cuenta a todas las partes, cuando sólo una se beneficia”.

Arnstein propone una tipología de niveles de participación. Como veréis, he tomado de él la idea de la escala, y hemos coincidido, no en el número, pero sí en el nombre de varios de los escalones. Mi escala -la de madera- se inspira en los manuales de liderazgo habituales, donde se describen las posibles opciones para la toma de decisiones, en un continuo entre el autoritarismo y la delegación. La suya es más política y define ocho niveles, agrupados en tres planos:

escala alorza participaciónescala de arnstein

Plano de la no-participación: contiene dos peldaños ideados para sustituir a la genuina participación, cuyo objetivo real es no permitir que la gente participe en el diseño y gestión de los programas, sino conseguir que los poderosos “eduquen” o “curen” a los participantes.

1. Manipulación
2. Terapia

Plano de la participación simbólica: los escalones 3, 4 y 5 ascienden a niveles en los que se permite a la ciudadanía escuchar, tener voz e, incluso, ser escuchada. Sin embargo, bajo estas condiciones, carece de poder para asegurarse de que sus ideas se toman en cuenta.

3. Información
4. Consulta
5. Apaciguamiento

Plano del poder ciudadano: la ciudadanía participa en la toma de decisiones, mediante mecanismos de negociación y acuerdo (6), o mediante la auténtica delegación o subsidiarización del poder (7 y 8).

6. Partenariado (yo prefiero llamarla “consenso”)
7. Poder delegado
8. Control ciudadano

Recuperada la fuente, estoy dispuesto a añadirle peldaños a mi escala hasta alcanzar la talla de la de Arnstein. Por lo demás, me reafirmo en las ideas que expreso en mi artículo y, si acaso, animo a una lectura radical de la definición de participación ciudadana:

“Una nueva forma de institucionalización de las relaciones políticas, que se basa en una mayor implicación de los ciudadanos y sus asociaciones cívicas tanto en la formulación como en la ejecución y control de las políticas públicas”.

¿No os habéis atrevido con el artículo de Arnstein entero? Tenéis un resumen en la Wikipedia.

Technorati tags > citizenship government eparticipation eDemocracy

  1. 20/05/2006 de 12:47

    ¡Vaya! Funciona el diálogo entre blogs. Me alegro de verte por aquí, Gemma. Espero que tu trilogía de consejos para la blogosfera se convierta en tetra, penta, …logía

  2. 20/05/2006 de 12:47

    En realidad, lo que pretendía mi post era, simplemente, que siempre haya forma de averiguar cuál es la fuente de una noticia. Que además sea la más confiable es otro debate :)El \”vía\”, el \”lo leí aquí\”, daría respaldo a esas fuentes que tal vez no son las más contrastadas y fiables, pero son las que te han llevado a ti a la información y, por tanto, valiosas.En cualquier caso, me alegro de pasar por aquí. No conocía las tipologías de participación que describes pero me parecen muy útiles y quiero estudiarlas con detenimiento.Saludos.

  3. 20/05/2006 de 12:47

    Lo decíamos el primer día en la presentación del blog: \”espacio de encuentro de personas provenientes de ámbitos diversos (administraciones, universidad, empresas)\”.Si el encuentro que proponemos se produce en torno a la participación, un tema que \”nos sale de las tripas\”, pues mejor que mejor.Si nos oye Mentxu, a lo mejor se anima a crear un wiki ;-), para que nos vayamos apuntando las personas interesadas y propongamos nuestras ideas para convertir en realidad tu proclama, Julen.

  4. 20/05/2006 de 12:47

    Cada vez me convenzo más de que deberíamos unir fuerzas en tres líneas:- participación ciudadana- participación en la empresa- participación en el aulaYa sé que lanzar la piedra y esconder la mano no sirve para mucho. Cada vez me veo metido en más fregados y me da un poco de miedo lanzar estar proclamas, pero… ¿os imagináis unas jornadas transversales sobre la participación poniendo en la misma mesa esos tres puntos de vista? No deja de ser aprender unos de otros y poner en práctica un cierto enfoque diverso (de diversidad).Si, además, le colocamos una base de tecnología web 2.0 y lo ponemos a fuego lento, seguro que nos queda un plato de chuparnos los dedos.Un saludo,Julen

  1. 19/04/2013 de 11:45
  2. 10/01/2012 de 16:40
  3. 09/01/2012 de 21:34

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: