Archivo

Posts Tagged ‘valores’

Freakonomics: incentivos y valores

25/08/2007 10 comentarios

freakonomicsEn este blog le hemos dado algunas vueltas al problema de la medición y de su aplicación en la administración. Este problema se puede enunciar como una paradoja: es necesario medir para saber qué rumbo estamos llevando, pero el mero hecho de medir desviará nuestro rumbo de manera imprevisible. En realidad, la paradoja se puede disolver si consideramos que la verdadera cuestión no es la medición, sino los incentivos. Cuando decidimos medir algo estamos dando la clave de a qué conductas estamos dando importancia. De ahí el adagio “dime qué me mides y te diré qué hago”.

Detrás de esta paradoja está uno de los grandes temas de la economía actual: qué incentivos causarán efectos deseados y por qué. La ciencia económica lleva un tiempo tendiendo puentes a la ciencia de la psicología. En este comercio tienen ambas mucho que ganar. Básicamente, la economía consiste de una panoplia de herramientas de análisis, pero hasta ahora no ha propuesto una explicación de por qué las personas tomamos unas decisiones y no otras.

Algunos de los economistas más brillantes están desbrozando ese terreno. Entre ellos, Steven D. Levitt, autor del libro Freakonomics, que he disfrutado estas vacaciones.

Leer más…

Anuncios

Valores de la Administración: la lista completa

19/12/2005 14 comentarios

valoresComo sabéis los habituales, uno de los propósitos con los que empecé a participar en este blog fue el de lanzar una lista de valores que sirvan para guiar la transformación hacia una Administración en red. Me impuse el reto de llegar a una lista completa, pero con el mínimo número de valores posible, que sean de aplicación general para la relación

  • entre la Administración y la ciudadanía
  • entre la Administración y los empleados públicos
  • entre las distintas instancias de la Administración

Ricardo Semler propuso a los 200 mayores directivos de los USA la prueba de escribir en un papel la misión, visión y valores de su empresa, mezclar todos los papeles y repartirlos. Él apuesta a que no serían capaces de decidir si aquella lista les pertenecía o no, porque, aparentemente, todas las organizaciones comparten un mismo catecismo. Para evitar que nuestra lista quedara devaluada por lo que llamaré “efecto Semler”, he caracterizado cada uno de los valores mediante una ecuación que representa una colisión de dos principios, procurando que al menos uno de cada par fuera retador, chocante o, simplemente, memorable.

Leer más…