Inicio > #oGov, alorza.net, Gobernanza, Modelos, Open Government, Participacion, Política 2.0 > Modelo LUDO: implicaciones políticas

Modelo LUDO: implicaciones políticas

06/01/2012

Implicaciones políticas del modelo LUDO

LUDO: implicaciones políticas

Ya hemos dibujado los tres círculos (1, 2 y 3) de la primera capa del modelo LUDO. Por el camino, hemos recolectado otras aportaciones, que quizá nos lleven a aumentar el número de círculos, esperamos que hasta un máximo de 9, por establecer un límite dantesco –estoy pensando, desde luego, en el Paraíso 🙂

Aún nos queda por describir el círculo exterior, donde situamos las implicaciones políticas del modelo. Lo llamo “exterior” porque se sitúa fuera de nuestro modelo. Seguramente, cada implicación desborda un tanto del cuadrante donde tiene su foco. Y mejor no convertir a LUDO en una cama procustiana.

Aclaro que, en todos los casos, presupongo una sociedad que se rige por alguna variedad de la democracia representativa, la cual se ve enriquecida por la práctica del gobierno abierto, en un contexto de sociedad-red.  La web 2.0 actúa como facilitador para la acción política de cada individuo, que se produce mediante mecanismos de conversación y sin tanta necesidad de intermediarios –medios de comunicación, partidos políticos, sindicatos, asociaciones.

Control ciudadano: el ejercicio de la transparencia a través de la rendición de cuentas por parte del Gobierno permite una evaluación ciudadana independiente. La ciudadanía conoce cómo funciona el Gobierno y es capaz de formarse su propia opinión y de manifestarse contra lo que considere mala gestión o abusos de poder.

Democracia deliberativa: la deliberación pública enriquece la democracia representativa. Más allá del mero derecho al voto, establece vías para que la ciudadanía pueda participar en la definición de la agenda pública, en la priorización de los problemas a abordar.

Innovación abierta: la Administración diseña las políticas públicas con la participación de muchos agentes heterogéneos para asegurar una mayor calidad del diseño,  una mejor adecuación de las soluciones y la construcción de consensos en la toma de decisiones.

Sociedad civil: cuando el Gobierno busca la corresponsabilidad en la ejecución de las políticas o en la prestación de los servicios públicos a través del empoderamiento ciudadano, precisa de una potente sociedad civil dispuesta a asumir su parte en la creación de valor público. No hay buen gobierno sin buenos ciudadanos.

Una nota al pie:
Por desgracia, en español empleamos la palabra “política” tanto para una policy (dentro de nuestro modelo) como para hablar de “politic” (un adjetivo), “politics” (la política) o “politician” (una profesional de la política).  En caso de duda, cuando hablemos de “policy” generalmente diremos “una política pública”, mientras que cuando se trate de “politics” diremos “la política”.

Anuncios
  1. Iñaki Ortiz
    06/01/2012 en 12:41

    Cada círculo que añades ayuda a comprender mejor el modelo, lo completa y le da más coherencia, si cabe.

    También es interesante conocer conceptos (nuevos para mí) como el de la cama procustiana.

    Buen regalo de Reyes ;-).

  2. 07/01/2012 en 14:04

    Muy buenas, Alberto,
    hasta hoy mismo no tuve noticia del ejercicio de LUDOismo lúdico que has planteado :-).
    El comentario que voy a hacerte habría sido más apropiado en la fase segunda o tercera… pero bueno, más vale tarde que nunca.
    Es un comentario que afecta un poco a la esencia de todo el esquema, tal como lo planteaste hasta ahora.
    Partiste de un separación de las fases de en el ciclo de políticas públicas, evaluar ->definir -> diseñar -> hacer. A cada una le corresponde un color y una cuarta parte del “donut” de tu LUDO. Aunque se presupone que estas dimensiones se vincular cíclicamente (ie. que después del “hacer” llega el momento de volver a iniciar la “evaluación”), el esquema no enfatiza expresamente tal relación y parece que cada cuarto del tablero correspondiese a dimensiones un tanto independientes.

    Creo que no es la mejor forma de expresar la esencia vinculada de estas cuatro dimensiones, y que por ello más adelante es que surgen problemas pictóricos (como que la transparencia se aplique a todo pero la tengas que incluir junto a la evaluación por ser la que más la sustantiva). Eso, te lanzo una idea que tal vez sea un poco radical (en cuanto a que lo pone todo patas arriba) pero que puede serte inspiradora.

    Y es que yo creo que esas cuatro dimensiones, sin menoscabo de su vínculo cíclico, se definen englobándose unas a otras según un cierto orden.
    En general, la “evaluación” es algo que puede iniciarse desde la nada: te enfrentas a un ámbito nuevo donde se puede desarrollar una acción o política pública… y pasas a evaluar, sin que haya habido previamente ningún definición, diseño o implementación.
    La “definición”, en cambio, en cierto modo “engloba”, contiene en si, la “evaluación”. No es que primero se evalúe y después se defina. Sobre todo en el marco de enfoques “ágiles”… el propio proceso de definición incluirá ejercicios evaluativos, donde se enriquezcan y maticen las evaluaciones iniciales.
    Lo mismo ocurre con el “diseño”, que engloba la fase de “definición” (y, por tanto, de “evaluación”). Cuando uno empieza a diseñar un plan de acción, especialmente si se hace de manera colaborativa, descubre que se requieren nuevas definiciones, o matizaciones de las definiciones previas. Esto, a su vez, puede forzar la realización de pequeños ejercicios evaluatorios.
    Y ya por último… pues lo mismo con el “hacer”, el poner en marcha el “diseño”. En los tiempos de la beta… implementación, prueba y rediseño van unidos.

    Por todo ello… tal vez mejor que partir el donuts en cuatro partes, podría interesar reflejar ese vínculo de englobamiento mútuo de alguna manera. Se me ocurren un par de propuestas de cómo expresarlo visualmente (un cono, o una montaña), de las que podremos hablar.

    ¿Por qué creo que sería conveniente este cambio? Pues porque al acomodar mejor la esencia de esas dimensiones… va a facilitar el trabajo posterior.

    Así, en los subsiguientes niveles que se van abordando, se ve que ese vínculo englobador sigue presente.

    – La “colaboración” engloba en sí la “participación”, que a su vez no es posible sin “transparencia”.
    – La “corresponsabilidad”, por su parte, puede entenderse como uno de los resultados de procesos de “cocreación”, que debe basarse en la “deliberación”, que a su vez requiere de una adecuada “rendición de cuentas”.
    – Y finalmente, también podría entenderse que una “sociedad civil empoderada” sólo puede sustentarse sobre enfoques “abiertos de innovación”, que se apoyan en unas prácticas extendidas de “deliberación democrática”, que sólo pueden darse existen vías para el “control ciudadano” de las acciones de sus representantes y de la administración.

    Lo dicho, creo que así se lograría vincular y jerarquizar de una manera más natural y sensible los conceptos que nos traemos entre manos.
    Un saludo, Pedro

  3. 07/01/2012 en 14:20

    Y finalmente, en otro orden de cosas, unas pequeñas sugerencias sobre las categorías que usaste:

    – “Rendición de cuentas” yo la vincularía de alguna manera con la noción de “apertura de datos”, que es más fuerte. ¿Rendición de cuentas + datos abiertos?

    – Respecto a la pega que señalabas de que “participación” y “colaboración” son casi sinónimos… también te sugeriría un cambio.
    Sé que escogiste estos términos porque son los tradicionalmente vinculados a la idea de Open Government, pero… ¡bueno, tampoco hay que considerarlos como cadenas!
    La gradación que se correspondería con los niveles de tu esquema podría ser 1. “transparencia”; 2. “consulta participativa”; 3. “colaboración” (sería aplicada en este caso al diseño); y 4. “Implicación”.

    Explicamos esta noción en el vídeo didáctico de la Asociación Ciudades Kyosei, que explica “el advenimiento de la implicación ciudadana”: http://youtu.be/d5AuLw96Itk
    – La noción de ‘participación ciudadana’ apunta sobre todo a un proceso de ‘colaboración’ con algo que, en definitiva, es ‘ajeno’, que no ‘es mío’, que no me pertenece. Son las autoridades las que, en cierto modo, consienten en que ‘participe’, que ‘aporte’ en algo que, de facto, les pertenece a ellas. Y por tanto tendrán en cuenta mis aportes en la medida en que lo deseen y les convenga.
    – La noción de ‘Implicación Ciudadana’, es una noción mucho más amplia que dentro suyo, no obstante contiene también la idea de participación. Cuando yo me ‘implico’, me implico en algo que es mío. Y me responsabilizo de ello. Podrá así entenderse que los asuntos públicos son un ‘bien compartido’, que me pertenece tanto a mí, en cuanto que ciudadano consciente y responsable, como a las autoridades y al gobierno, en cuanto que representantes elegidos por la ciudadanía para gestionarlos.

    Relacionado con todo esto… podría interesarte echar un vistazo al modelo de la “matriz de la implicación cívica” que hicimos público hace un par de meses en PeP-Net:
    http://pep-net.eu/blog/2011/11/14/presenting-the-matrix-of-civic-implication/

  4. 07/01/2012 en 15:10

    Pedro, muy buenas apreciaciones. Algunas de ellas voy a tener que ir recogiéndolas. Pero un poco de paciencia, porque en el modelo está prevista la tercera dimensión, más como cilindro que como cono (se puede cambiar, es sólo problema de mi incapacidad de hacer dibujos complejos). En todo caso, recoge tu idea de ir de menos a más devolución de poder.

    Puedes ver la tercera dimensión en la versión de 2011, donde verás que ya han cambiado muchas cosas. http://www.slideshare.net/alorza/aplicacin-de-los-principios-de-open-government-a-las-polticas-pblicas

    En cuanto a la “rendición de cuentas”, te diré que es una etiqueta provisional que, precisamente, se ve modificada por la tercera dimensión del modelo.

    Veo que tendré que apurarme para mostraros la versión completa. 🙂

  5. 08/01/2012 en 00:01

    Estupendo, Alberto, veremos como queda al final la cosa. 🙂

  1. 07/01/2012 en 18:30
  2. 07/01/2012 en 20:39
  3. 09/01/2012 en 21:34
  4. 10/01/2012 en 16:40
  5. 15/01/2012 en 18:22
  6. 19/04/2013 en 11:45
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: